martes, 26 de mayo de 2015

Como preparar cuscus - Receta básica y salteado con verduras

El cuscus no es más que sémola de trigo gruesa, un paso a medio camino entre el grano de trigo seco, y la harina de trigo que todos conocemos. 
Es muy versátil, como su sabor es más bien neutro, al hidratarlo va a absorber el gusto de lo que nosotros le agreguemos. Lo más básico es prepararlo con agua hirviendo, y aliños, y usarlo para variar acompañamientos. Pero también se puede usar en recetas un poco más elaboradas (elaboradas porque implican cortar un par de verduras pero nada difícil).
Hoy día les comparto dos versiones rápidas de cuscus:

1. Receta básica para dos personas:


- Super simple: En un bol de tamaño suficiente (que el cuscus seco ocupe como 1/3 - 1/2 bol), poner media taza de cuscus.


Aliñar con lo que tengan a mano, por ejemplo pueden darle un sabor medio italiano , y usar orégano, albahaca, ajo, o puede ser más oriental y usar pimienta, comino, curry, etc. Pueden darle un sabor más fuerte, y usar tomates y callampas secos, y alcaparras. 

Hoy día lo hice con sal, ajo chilote seco y orégano como se ve en la foto:






- Después agregar agua hirviendo, revolver y tapar: Tiene que ser 1 y 1/4 taza de agua por cada taza de cuscus. Como yo hice menos de una taza, no me compliqué con la medida y le puse agua hasta cubrir y sobrepasarlo unos milímetros, como en esta foto:


























- Después de 5 minutos tapado, revolver con una cuchara de palo, y listo!


Esa es la forma más fácil y rápida de hacer un acompañamiento para cualquier guiso, y como les decía pueden darle un toque especial variando los aliños.

Pero si están inspirados pueden hacer...

2. Cuscus con salteado de verduras

(No se fijen en la horrible foto de celular! Espero luego preparar de nuevo esto y poner fotos con más cariño)


 INGREDIENTES: 

- 1 zapallito italiano chico rallado
- 1 cebollín picado
- 1 zanahoria chica rallada
- 1 taza de hojas de espinaca o acelga, picadas
- 1 taza de brotes de soya (diente de dragon)
- 1/2 taza de mezcla choclo/arvejas 
- 1/2 a 3/4 taza de cuscus seco
- 1 diente de ajo

PREPARACIÓN:

1. En un wok u olla grande, dorar a fuego bajo el cebollín con el ajo, cuidando que no se quemen. 

2. Agregar la zanahoria, el choclo, las arvejas, y poner un poco de agua, suficiente para apenas cubrir las verduras pero no como sopa. Cocinar 2-3  minutos, agregar el zapallo italiano rallado, la espinaca o acelga, y los brotes de soya, siempre revolviendo.

3. Agregar aproximadamente media taza de agua y llevar a ebullición para que tenga sabor a las verduras, luego agregar el cuscus y revolver para que absorba toda el agua. Se demora unos 3 minutos en estar listo el cuscus de esta forma, si notan que sigue duro simplemente agregar más agua. Si se les pasó la mano, revolver con paciencia para que se evapore el agua en exceso, y listo!

Obviamente pueden variar las verduras como quieran, por ejemplo espárragos, alcachofas, betarraga (el cuscus va a quedar rosado), lo que quieran, solamente tener en cuenta que las verduras más duras toman más tiempo en cocerse y se deben ir agregando antes a la olla. 

Ojalá se animen a hacerlo!

jueves, 21 de mayo de 2015

Korma de papas y zapallito italiano (VEGAN!)

El korma es otro tipo de guiso de india, de sabor más suave que los curry típicos en base a garam masala, generalmente con una base cremosa, que en este caso fue leche de coco para hacerlo vegano. Pueden usar leche de otros tipos y adicionar esencia de coco, si es que no encuentran leche de coco cerca.

Es muy fácil de hacer, y se puede comer solo o con acompañamientos como arroz, ensaladas, una hamburguesa de vegetales, otros guisos.



























INGREDIENTES:


- 1 kg de papas peladas y cortadas en cubos medianos (unos 2 cm x lado)
- 4 zapallitos italianos picados en cubos del mismo tamaño, con cáscara
- 1 cebolla mediana picada o molida
- 1 lata de leche de coco
- 3 clavos de olor
- 1 cdta de comino e
- 1 cdta de aji de color
- 1 hoja de laurel



PREPARACIÓN

1. En una olla hervir con agua y sal las papas, hasta que estén cocidas por fuera pero aún firmes por dentro (se van a seguir cociendo en el guiso).

2. En otra olla grande, donde haremos el guiso (tiene que caber todo), dorar a fuego bajo, en una cucharada de aceite de maravilla todos los condimentos, cuando cambien de color agregar la cebolla y revolver para que no se queme nada.

3. Agregar los zapallitos italianos en cubos, y dorar dos minutos. Agregar las papas cocidas, y cubrir con la leche de coco. Si no alcanza, agregar agua hasta que queden las verduras apenas cubiertas.

4. Cocinar tapado, revolviendo de vez en cuando, hasta que las dos verduras estén al dente. 










domingo, 17 de mayo de 2015

Ensalada de betarragas asadas con tomate y cilantro

Me encanta como se complementan el dulzor de la betarraga, concentrado al asarla, y la acidez del tomate, con el toque fresco del cilantro. Aliñada simplemente con sal y aceite de oliva, esta ensalada definitivamente es una de mis favoritas.

Es tan fácil que se me olvidó sacar fotos de todo el proceso! 
Los pasos son los siguientes:

1. Lavar bien las betarragas, con cáscara y todo. cortar la parte de arriba, y luego partir por la mitad. Yo tenía cinco betarragas pequeñas, creo que con unas medianas también podría funcionar. Las puse en una fuente apta para el horno, les rocié aceite y les puse un poco de sal, tapé la fuente con alusa, y al horno moderado por unos 10 minutos (mejor vigilarlas, y cuando estén blandas al pinchar con un tenedor o cuchillo, están listas).


2. Picar las betarragas en lonjas finas, y mezclar en un bol con tomate picado en la misma forma (por la mitad y luego en lonjas), y cilantro picado. A mi me gusta sentir las hojas del cilantro, por eso lo pico grueso, pero pueden hacerlo como prefieran. Probar como está de sal y aceite, y rectificar.

Eso es todo! Que la disfruten :)


jueves, 14 de mayo de 2015

Tortilla de colores

Esta es una tortilla  con variadas verduras y complementada con proteína vegetal. La hice con versiones más especiales de cosas muy comunes, para darle un colorido especial, como el pimentón amarillo en vez de verde o rojo y la acelga de tallo rojo en lugar de la típica de tallo blanco. 

Siéntanse libres de modificar lo que quieran, la idea es inspirar nuevas mezclas que a veces no se nos ocurren, y dar algunos tips tanto para que la elaboración sea saludable, como para que el resultado sea lo que planeamos.






INGREDIENTES:

- 1 atado de acelga (aprox medio kg, incluí los tallos picados en cubitos)
- 2 tazas de zanahoria rallada (unas 3 zanahorias medianas)
- 1/2 taza de proteína de soya
- 1/4 de pimenton picado en cubitos
- 1/2 taza de cilantro picado
- 2 cucharadas de hoja de ajo, o un diente de ajo picado chico


Acelga de tallo rojo, linda cierto?

PREPARACIÓN:

1. Lavar bien todas las verduras, y ordenarlas en el mesón de trabajo (los chef le dicen a esto mise en place, ayuda mucho!).


2. Pongan a hervir agua, para hidratar la proteína de soya junto a condimentos que gusten. Hoy le puse comino en polvo, pimienta y ajo en polvo. Simplemente ponen en un bol la proteína, los aliños, y agregan agua hirviendo hasta cubrir la proteína. Dejar tapado. 




3. Rallar la zanahoria, y sacarle el agua: calentar hasta reducir a la mitad de su volumen en un sartén revolviendo para que no se pegue, sin agregar nada, como en la foto:


 


La idea de esto, es que al cocerse la tortilla, no se desarme y no necesitemos ponerle harina ni otros almidones.


4. Picar la acelga en trozos medianos, y los tallos en cubitos. Por mientras empezar a calentar un sartén antiadherente, sin aceite o apenas pintado.


5. En un bol grande, poner la zanahoria, la acelga, cilantro, proteína de soya hidratada y escurrida, pimenton, y todo lo que quieran agregar en cuanto a verduras. 



Viendo esta foto, me acuerdo que le puse también espinaca pero era una sobra pequeña, pueden usarla o no

  6. Revolver para aprovechar de enfriar la zanahoria, y agregar tres huevos




7. Cuando el sartén esté bien caliente, bajar a fuego mínimo y vaciar los ingredientes. Cubrir con una tapa, otro sartén, cualquier cosa sirve. Esto es importante para que se cueza homogéneamente y no quede quemada por fuera y cruda por dentro.


8. Como se habrán dado cuenta, no cocino mucho con tiempos, pero en unos 7 minutos levanten la tapa, si se ven los bordes cocidos ya está lista para dar vuelta. 

Con cuidado despeguen los bordes, y muevan el sartén con pequeños golpecitos para soltar la tortilla. Usando la tapa (o una tabla, o un plato grande), den vuelta la tortilla con un solo movimiento y deslicen de vuelta al sartén. Sigan cociendo unos 5 minutos, esta mitad se va a demorar menos, y depende de cuán humedad les guste, cuanto se demorará.


9. Pasar a un plato grande y servir! Pueden decorarla con un poco de cilantro picado como se ve en esta foto (que tomé por pura vanidad para mostrar lo gordita y dorada que quedó esta tortilla!)




martes, 12 de mayo de 2015

Ensalada otoñal con ceviche de rabanitos y chips de papas

Con el clima más frío, se escucha mucho a la hora de almuerzo que comer ensaladas "da mucho frío!". Como la idea es que mantengamos el consumo de verduras frescas todo el año, les muestro una opción de ensalada tibia, con chips caseros de papas, para el toque tibio y saciador, y ceviche de rabanillos, para darle frescor y crocancia.

Pueden cambiar los ingredientes como prefieran, pero les recomiendo esta mezcla porque combina muy bien! Y como siempre, es fácil y rápido de preparar.


INGREDIENTES: (PARA 4 PERSONAS)

- 4 tazas de mix de hojas verdes (yo tenía lechugas variadas, mizuna, hojas de betarraga, espinacas, pero incluso sólo con lechuga costeña o escarola pueden hacer la receta)
- 2 papas medianas
- 3-4 rabanitos
- 1/2 pimentón en cubitos

PARA EL ALIÑO DEL CEVICHE DE RABANITOS:

- 2 cucharadas de pimentón rojo picado
- 1 diente de ajo picado
- 2 cucharadas de aceite de oliva
- 1/2 taza de jugo de limón
- Sal y pimienta al gusto


PREPARACIÓN:

1. Primero preparar el ceviche de rabanitos. Cortarlos con un cuchillo bien afilado en láminas finas, y disponer en un plato extendido como en la foto:



2. Preparar el aliño: Mezclar en un pocillo dos cucharadas de pimentón rojo, el ajo picado, aceite, limón, sal y pimienta.




3. Agregar el aliño sobre los rabanillos y dejar macerando. Mientras más tiempo, más se impregnarán de los sabores del aliño.




4. Mientras, lavar las papas muy bien, y cortar en láminas también finas. Dorar en una sartén pincelada con aceite (yo la "pincelo" con una servilleta desechable, da igual), a fuego medio-bajo. Ponerlas en una sola capa, dar vuelta cuando se doren e ir reservando en un plato con papel absorbente para sacar el exceso de aceite. Cuando se terminen de dorar todas, ponerles sal y revolver. 
De este paso no tengo foto pero de todas maneras las papas en el sartén o son muy fotogénicas :)

5. En un bol grande, poner todas las hojas, y la mitad de pimentón rojo en cubitos. Tenía un poco de repollo morado sobrante y también aproveché de agregarlo:





6. Encima de las hojas ponemos las papas, aún tibias, y el ceviche de rabanitos. Esta vez yo puse los rabanitos luego de servir la porción de ensalada al plato, para que se viera más lindo para las fotos, pero no cambia el sabor para nada





 7. A comer ensalada... Ojalá la disfruten! 









lunes, 4 de mayo de 2015

Quinotto liviano de espárragos y alcachofas

Esta es una variación del típico risotto (un guiso italiano en base a arroz -generalmente arborio- y queso, más otras cosas para dar sabor). Resultó bastante bien, y el procedimiento no difiere mucho del que se sigue para hacer un risotto.

Lo bueno, es que quitamos un poco de calorías de carbohidratos al cambiar el arroz por quinoa, y en este caso también rebajé las calorías de grasa al cambiar el queso parasen por queso bajo en grasas. Y con la quinoa ganamos algo de proteínas, vitaminas y minerales que no hay en el arroz. 

Les cuento como se hace un quinotto liviano (al menos más liviano que el original)




 

INGREDIENTES:

- 1 taza de quinoa blanca
- 1 1/2 taza de caldo de verduras
- 1/2 taza de vino blanco 
- 1/2 cebolla en cubitos
- 10 espárragos pequeños crudos, cortados en trozos de aprox 1 cm (acá pueden variar según como quieran que quede)
- 3 fondos de alcachofas cocidas, cortados en cubos (lo mismo, la cantidad de las dos verduras es relativa según su gusto)
- 3 láminas de queso bajo en grasas, picadas (no quisiera hacerle publicidad a ninguna marca, pero hay dos o tres que venden unos paquetes de quesos laminados light)


PREPARACIÓN:

1. Dorar la cebolla en un sartén suficientemente grande como para hacer el quinotto, a fuego bajo. Como siempre, les recomiendo hacerlo sin aceite, sólo agergando chorritos de agua si es necesario. 




 
2. Sin dejar de vigilar la cebolla, lavar la quinoa. Yo lo hago como muestro en la foto: en un colador pongo un paño limpio (tengo uno que uso solo para esto, blanco y liso, no como toalla), ahí pongo la quinoa y la lavo bajo el chorro de agua hasta que no sale espuma. Ésta la producen las saponinas, que son unas moléculas parientes del jabón, y que le dan el gusto amargo a la quinoa si no se lava bien. Acuérdense de vigilar la cebolla mientras! Es muy relajante esto del lavado de quinoa ;)

Quinoa ya lavada




3. Echar la quinoa al sartén con la cebolla ya dorada, y acá viene todo el chiste del quinotto: pongan buena música, si quieren acercan un piso a la cocina, porque casi no nos podremos separar de la olla en los próximos minutos.
Agreguen la media taza de vino, y revolver suavemente hasta que se absorba casi todo, antes que la quinoa se seque, ir agregando el caldo caliente de a poco (como media taza por vez), y revolver para que no se pegue.



4. Unos minutos después de agregar la última media taza de caldo, agregar el queso, los espárragos crudos, y los fondos de alcachofas cocidos, todo picado. Seguir revolviendo hasta terminar de evaporar el líquido, y que la quinoa se vea cocida (transparente con el centro blanco). Se puede ir agregando caldo de a poco si es que le falta cocción, o si se seca mucho.


5. Y listo! Servir y disfrutar



domingo, 3 de mayo de 2015

Curry de porotos, hojas verdes, tomate y leche de coco

Este curry fue de esos inventos que no sabes si quedarán bien o no, pero de todas maneras hay que experimentar! Afortunadamente quedó muy bien, aprobado por otras personas y no sólo por mí jajaja




Lo que me daba más temor era mezclar la acidez del tomate con la leche de coco, lo que solucioné cocinando el tomate más tiempo que el resto de los ingredientes, y claro, como la leche de coco es media dulce, neutralizó esa acidez y salió todo perfecto.

Usé porotos rojos pero creo que con cualquier poroto de sabor más o menos suave funcionaría igual de bien, no sé si con poroto negro porque encuentro que se robaría el protagonismo del resto... Habría que intentarlo de todas maneras! 

Ah, y en el nombre puse "hojas verdes" porque usé acelgas baby y hojas de betarraga, pero simplemente puede usarse espinaca, o acelga común y corriente, u otras hojas que resistan la cocción.

A continuación les cuento como preparar este invento afortunado:



INGREDIENTES: 



- 2 tazas de porotos cocidos (remojar la noche anterior, cocer en olla a presión por aproximadamente 30', según lo fresco de los porotos)
- 1 cebolla mediana picada en cubitos
- 5 tomates pequeños (o dos grandes)
- 2 tazas de hojas verdes picadas, crudas (acelga y hojas de betarraga)
- 1 ají verde (opcional)
- 1 tarro de leche de coco
- 1 cdta de comino en polvo 



PREPARACIÓN:

1. Dorar en un wok o en una olla grande, el comino y la cebolla en cubitos. Puede ser con aceite o solo, yo lo hice solo y le agregaba chorritos de agua cuando fuera necesario. 

2. Agregar los tomates pelados y picados en cubos medianos, revolviendo bien. Todo esto es a fuego medio, pero si ven que el tomate se seca mucho, bajar al mínimo. Cuando el tomate se haya ablandado, agregar las hojas picadas, y los porotos, revolver. 

(*En este momento yo le puse también el ají picado en rodajas, si les gusta lo picante se los recomiendo)



3. Cuando las hojas están blandas pero no han perdido su color, agregar la leche de coco, revolver todo muy bien.



























4. Cocinar hasta que todo se incorpore bien, aproximadamente 5 minutos a fuego medio siempre, y servir. 

Este plato es muy contundente y se puede comer solo, o se puede servir una porción pequeña acompañada de arroz, couscous, quinoa, ensalada, pan pita. 

Espero que lo disfruten!

sábado, 2 de mayo de 2015

Arroz Kashmiri Pulao

El Kashmiri Pulao es una receta originaria de India, consiste en mezcla de arroz y frutas. He visto y probado muchos, tan diversos como con manzana, con almendras, hasta con piña. Lo que sí tienen en común todos es que usan arroz basmati, un arroz de grano largo y delgado, muy aromático, que incluso preparado sólo con agua tiene un aroma especial. Se los recomiendo totalmente! Lo he comprado en supermercados comunes y corrientes, y en el almacén de don Harry en Manuel Montt en Santiago (es un lugar increíble, tienen todo tipo de ingredientes indios, pero también bastantes cosas de otros países orientales, con buenos precios).

Esta receta está inspirada en todos los Kashmiri Pulao que he probado, agregué y saqué según lo que me fue gustando de cada versión. Preferí hacerlo más salado que dulce, sólo las pasas dan un toque más dulzón pero si no les gustan, las pueden omitir y queda igual de bien. 

Mi selección para un Kashmir Pulao... lindos colores de otoño









Lo acompañé con un curry de porotos, acelga, hojas de betarraga, tomate y leche de coco que les cuento en el próximo post. 




INGREDIENTES:

- 250 gr (un tazón) de arroz basmati, remojado en agua fría por 30 minutos, y colado.
- 500 ml de agua hirviendo (2 de agua por 1 de arroz, igual que con el arroz común)
- 2 cucharadas de ghee (el ghee es mantequilla clarificada, si no tienen pueden usar mantequilla común o aceite de maravilla. no recomiendo de oliva para esta receta porque es muy fuerte su sabor)
- 2 cucharadas de pasas
- 3 cucharadas de nueces
- 4 clavos de olor
- 4 vainas de cardamomo con sus semillas
- palitos de canela (la cantidad que se ve en la foto, confien en que TIENE que tener canela, sumando todos los sabores es parte fundamental)
- 1 cucharada sopera de curry 

Tuve que poner otra foto de las especias, son tan lindas!


PREPARACIÓN: 

1. En una olla a fuego medio, calentar el ghee (o mantequilla, o aceite), y agregar el curry, la canela y el cardamomo. Machacar con cuchara de palo para que suelten más sabor.

2. Cuando el curry está dorado, agregar el arroz previamente remojado y colado, dorar 1-2 minutos (no necesita tanto graneado como el arroz común).

3. Agregar las pasas rubias y las nueces (picadas en trozos grandes, y algunas enteras).










4. Agregar el agua hirviendo, y sal al gusto (poner de a poco, y probar el agua. Si tiene buen sabor, está correcta la sal del arroz).

5. Tapar y cocer a fuego bajo, sobre un tostador idealmente, durante 20 minutos. Apagar, dejar reposar 10 minutos y revolver con cuidado para mezclar todo (las pasas y nueces van a quedar en la superficie del arroz cocido).













miércoles, 29 de abril de 2015

Pasta de Berenjenas inspirada en Baba Ghanoush


El baba ghanoush es una paste suave y cremosa, muy saludable, preparada a partir de berenjenas asadas, tahine (pasta de sésamo), ajo, aceite de oliva y jugo de limón. Se sirve en los países árabes acompañado de pan pita, o como salsa en diferentes preparaciones como el shawarma. Se los recomiendo para acompañar cualquier guiso, sándwich o hamburguesas de legumbres, su sabor es exquisito!


Esta versión fácil del baba ghanoush es más crocante, más rústica, ya que en lugar de tahine usé semillas de sésamo sin procesar. Les recomiendo probar ambas versiones, pero si no tienen tahine a mano, no se compliquen, hagan lo siguiente:


INGREDIENTES:

- Berenjenas (3 medianas)
- Ajo (1 diente grande)
- Jugo de medio limón
- Semillas de sésamo (un cuarto de taza aproximadamente)
- Aceite de oliva (al gusto, yo usé un chorrito pequeño)
- Comino en polvo
- Sal

PREPARACIÓN:

1. Cortar las berenjenas por la mitad a lo largo, y quitarles el amargo: Para ello, se corta la pulpa con un cuchillo, cuidando no llegar a la cáscara, formando una especie de rejilla, se abre un poquito apenas para separar los cubitos que resultan, y se cubren con mucha sal. Se dejan reposando un momento, hasta que la sal se vea húmeda y cambie de color. Luego enjuagar bajo el chorro de agua sacando bien toda la sal, cuidando no romperlas!


2. Ponerlas en una lata o fuente, y llevar al horno fuerte con la pulpa mirando hacia arriba. Hay personas que las condimentan en esta etapa, yo prefiero dejarlas solas ya que en parte la sal con la que le quitamos el amargo, de todas maneras les realzará el sabor, y prefiero que se sienta el sabor puro de la berenjena asada al momento de mezclar con el resto de las cosas.


3. Cuando están listas se ven más o menos así, o quizás un poco menos secas (recomiendo dejarlas 10 minutos y luego ir probando, al aplastarlas con una cuchara deberían estar blandas... estas se me pasaron un poco y quedaron más secas, pero no fue importante en términos de sabor!). 

Lo importante es que estén suficientemente blandas como para sacar la pulpa fácilmente con una cuchara. Si se les escapa un trocito de cáscara no se preocupen, todo se va a moler y no lo notarán.




4. En la procesadora, poner un chorrito de aceite de oliva, el ajo, el jugo de limón, el comino, y la berenjena asada, y procesar bien hasta que se integre todo. Revisar el nivel de sal, si es necesario agregar. 

Según cuánto tiempo las procesan, es lo suave y emulsionadas que queden. Yo apenas lo procesé para que se moliera la berenjena y se unieran los sabores, pero si prefieren una pasta más delicada, simplemente siguan moliendo y queda cremoso como un puré.

La procesadora con todos los ingredientes listos para moler


5. Luego mezclar con las semillas de sésamo, o con el tahine si es que lo tienen, y procesar nuevamente. Yo tosté un poco el sésamo para aportar otro sabor.


Sésamo en el tostador, a fuego suave, moviendo constantemente


6. Servir y agregar encima otro chorrito de oliva. La forma tradicional de servirlo es con semillas de granada o jugo de granada encima, pero pueden prescindir de esto si no disponen de granadas. Corten un pan pita en triángulos (como una pizza) y llévenlos al horno unos minutos mientras preparan el baba ghanoush, dejen enfriar para que queden crocantes. También se pueden cortar en tiras y hornear de la misma forma, lo que prefieran. Si tienen otra idea para acompañar, cuéntenme! Pronto voy a hacer un VERDADERO Baba ghanoush para mostrarles la diferencia ;)


Textura más granulosa que un baba ghanoush






Arroz al curry en microondas

Lo prometido es deuda! 

Listo para comer (esos palitos café son las semillas de comino) 
Encuentro que el arroz queda bastante bien en el microondas, se demora más o menos lo mismo que en la cocina, siento que ensucio menos cosas, se puede guardar en el refri en la misma fuente que se usó para cocinar, y cuando ya sabemos lo que se demora el microondas de la casa, lo ponemos el tiempo necesario y no hay que vigilarlo... por lo que a veces para variar lo hago de esta forma, mientras por ejemplo me preocupo de hacer las hamburguesas de ayer.

A continuación les cuento cómo:

En una fuente apta para microondas, que se pueda tapar (si no tiene tapa, busquen un plato de diámetro similar), poner una cucharada de aceite, unas pocas semillas de comino (ese día estaba obsesionada con el comino, le puse dos y quedó exquisito!), y un diente de ajo picado. 

Agregar una cucharada sopera de curry, y una taza de arroz. 

Mezclar todo muy bien, agregar dos tazas de agua (he hecho con agua hirviendo y agua fría de la llave, obviamente con agua hirviendo tarda menos, pero el sabor y la textura queda prácticamente igual), y llevar a potencia máxima por 15 minutos aprox (depende mucho del microondas de cada uno). 

Cuando termine ese tiempo, cubrir con la tapa o plato, y cocer 5 minutos más. Probar, sin revolver, y si es necesario cocer un par de minutos más, siempre tapado a partir de ahora. Dejar reposar.


* El dato del día: El curry (kari) es una mezcla de condimentos muy usado en las comidas orientales, desde Pakistán hasta el Sudeste asiático (Tailandia, Indonesia, etc), pasando por India. Cada país tiene sus propias mezclas, y cada casa también tiene sus propias recetas, al estilo del garam masala (otra mezcla india de condimentos). Su color amarillo es por una base de cúrcuma, y puede incluir semillas de cilantro, ajo, jengibre, canela, mostaza, nuez moscada, entre otros. También muchos platos preparados en India y Tailandia se llaman Curry, ya que significa "estofado". En Inglaterra se usa bastante también, producto del intercambio comercial y cultural que hubo entre este país y Asia. Dicen que el curry, como todos los aliños picantes, produce adicción... y parece que es cierto!